11 abril 2008

SONIA

Sonia esta en Chorrillos, a una cuadra del malecón, un lugar simpático con música de piano en vivo. A mi particularmente no me gusta tanta bulla, pero en fín.
Les contaré que este restaurante me decepcionó. Y no solo a mi.
Si bien se ha ganado una buena fama, creo que dicha fama se les subió a la cabeza, por que la verdad me pareció muy caro el precio con relación al plato.
La atención no es muy eficaz que digamos, se demoraron una eternidad en atendernos y eso que el local no estaba lleno.
Fuimos 5 personas, 3 se pidieron el famoso ceviche RPP, los cuales
quedaron sorprendidos cuando les trajeron el plato.
Por que sorprendidos se preguntaran?
pues por que las porciones eran pequeñas.

Yo probé el ceviche y la verdad, no me gustó, tenía bastante...
demasiado ajo para mi gusto.
Yo me pedí una cojivova a la menier, y mi vecina una cojinova a la parmesana, la verdad, que ambas nos sentimos estafadas, por que el plato consistía en un filete pequeño de pescado,
con media papa dorada y dos brotecitos de brócoli....
nisiquiera arroz! y eso por 18 soles...
con esa plata te vas a otras cevicherias
y de un plato comen hasta dos personas!!
y lo peor es que no era nada del otro mundo...

Lo extraño es que, quienes se pidieron el ceviche,
nos contaron que dias antes habian ido a comer ahi,
y que los platos habian sido mas grandes,
y que les parecía muy extraña la diferencia.

Tal vez nos dieron gato por liebre... o liebre por pescado..
pero la verdad, a este lugar ya no vuelvo mas!

4 comentarios:

diego dijo...

Lo que pasa es que esa tía cree que porque Gaston Acurio la visita ya es un restaurante gourmet o algo parecido, buen blog te felicito

almuerzo dijo...

No sabes cómo me alegra ver una bloggera que no se deja ganar por los mitos. Realmente necesitamos voces críticas. De otro modo con el cuento de la gastronomía peruana sagrada, intocable y perfecta nos van a arruinar a todos la digestión y el bolsillo.

Yo también fui a Sonia. Una sola vez.

Pero como soy terco en mi error y en mi desgracia terco, ayer se me ocurrió ir a un afamado y muy recomendado restorán norteño de la avenida Garzón.

Mientras comía me pareció delicioso, pero hasta este momento no se me va ni con lejía el sabor del ajo y la sensación de ser una boa que se demora un mes en digerir. Nunca más. No te lo recomiendo ni para escribir un comentario.
Don Lucho

Renzo Flores dijo...

Uff la sensación de estafa "retroactiva" es insoportable. Tanto que se llenan la boca hablando de este lugar.

Ni pensarlo.

GATO RANDIANO dijo...

Fui hace unas semanas al "Sonia" con mi familia y gasté como 200 soles en 5 platos y una jarra de chicha, cuando esperaba darme un atracón bravazo me di con la triste sorpresa que mi tiradito parecía cortado con Guillete y el resto de platos en porciones miserables; aparte que se demoraron más de media hora en sacar los platos ni que estuviera repleto de gente cuando con las justas no debe de pasar de 10 mesas.

La verdad es la última vez que voy a un restaurante auspiciado por Gastón, seguro que cuando el va con su cámara y todo le sirven como a rey pero las porciones y el precio que ponen es una estafa mayúscula, encima el ambiente es de chingana, no estoy en el "josé antonio" donde se entiende que por el ambiente te pueden cobrar más pero el sonia tiene piso de tierra y mobiliario rústico como restaurante de playa de provincia, totalmente desubicados.